Ultimas Noticias

A 27 años de la, quizás, mejor primera vuelta de la historia

Autor
Actualizado: abril 11, 2020

Lluvia y Ayrton Senna, una combinación perfecta para el espectáculo. No es novedad que el brasileño era uno de los mejores pilotos bajo esas condiciones; lo había demostrado en sus inicios en karting, en las categorías menores, y en las primeras carreras en Fórmula 1, como cuando consiguió el segundo puesto en Mónaco 1984 con el Toleman.

Y el Gran Premio de Europa de 1993, en el trazado inglés de Donington, fue escenario de la, quizás, mejor primera vuelta de todos los tiempos.

Tras clasificarse cuarto con el McLaren, a más de un segundo y medio de Alain Prost, cuyo Williams era superior a todos los de la grilla, Ayrton quizás sonrió cuando vio que el domingo amaneció con lluvia. Esa misma que le había posibilitado, dos semanas antes, ganar en su Brasil y recibir el trofeo de Juan Manuel Fangio, con un abrazo del alma.

Con el semáforo verde, Senna no cumplió con una buena largada y quedó detrás de los Williams de Prost y Damon Hill, del Sauber de Karl Wendlinger y del Benetton de Michael Schumacher. Pero a los pocos metros, supera a Schumi y, unos segundos después, por afuera y haciendo pensar a todo el mundo que iba a perder el control del MP4/8, da cuenta del austríaco y se coloca detrás de Hill. Aunque durará poco…

En el frenaje de la variante Coppice, Ayrton estira el frenaje y se mete por adentro, saliendo mejor que el británico y yendo a la caza del galo, a quien supera en la horquilla Melbourne, para encarar la recta en la primera posición.

Ese sería el inicio de su 38° victoria en el Mundial, y una más con piso mojado. No fue el mejor triunfo en estas condiciones, pero sí, una de las vueltas más brillantes de su carrera. Y tal vez de la historia de la Fórmula 1.

Fuente: Campeones.

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *